TESOROS INMORTALES

TESOROS INMORTALES DEL ARCHIVO PARROQUIAL DE PEDROLA: EL CARDENAL CYBO Y LA AUTÉNTICA DE LAS RELIQUIAS DE SAN ROQUE

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha afianzado su fe en la posesión de objetos de culto, de “fragmentos” de devoción que ejemplificaran el origen de sus creencias. Envueltas por un halo de misterio, las llamadas reliquias – veneradas como prodigiosos testimonios físicos de las facultades mánticas, salvíficas o benéficas de personajes vinculados a la historia de la religiosidad – han sido una constante en la Era de la cristiandad. Provenientes de fragmentos del cuerpo (“ex-carne”“ex-ossibus” y “ex-pilis”), de la vestimenta (“ex-vestibus”) o de objetos en contacto con un santo o divinidad (“a-contactu”“ex-capsa” y “extrema ratio”), tuvieron su auge durante la Edad Media, convirtiéndose una pieza primordial en la devoción de las iglesias de mayor relevancia.

El mercado de reliquias creció sustancialmente con gran fluidez, apareciendo numerosos “vestigios” sin corroboración de su certero origen. Para evitar la comercialización de plagios, la Santa Sede comenzó a extender las llamadas “Auténticas”, unos certificados de autenticidad con los que se daba aprobación de la veneración de reliquias verdaderas. La regulación de la aprobación de este exhaustivo sistema de control, se llevó a cabo en el conocidísimo Concilio de Trento (1545-1563), el cual supuso la Reforma de mayor severidad en la historia de la Iglesia. Obtener una “Reliquia Auténtica” desde la Santa Sede  –  bajo el beneplácito del Pontífice o del Sacro Colegio Cardenalicio – obviamente era una petición exclusiva que requería de importantes influencias. Reyes, aristócratas y altas dignidades obsequiaron a capillas, catedrales o iglesias parroquiales pertenecientes a sus feudos con estos valiosos presentes, engrandeciendo sus “tesoros” y alentando el crecimiento de la afluencia devocional entre sus muros.

Esta es la clave para entender la conservación de una Auténtica de las Reliquias del peregrino San Roque en el Archivo Parroquial de la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles en Pedrola (Sección Varia, C.1, núm. 20), localidad de residencia de los Duques de Villahermosa dentro de su amplio Señorío hasta bien entrado el siglo XVIII. En un magnífico estado de conservación, la carta de autenticidad de los restos “ex-ossibus” del patrón de Pedrola – escrita en un depurado latín y emitida por el Patriarca de Constantinopla Camilo Cybo el día 15 de Abril de 1723 – describe detalladamente el aspecto de este relicario y nos da noticia de su anterior propietario, el Cardenal Alderano Cybo, ex Decano del Sacro Colegio Cardenalicio, fallecido en 1700. El reverso de la misiva contiene la corroboración de su llegada por parte de los representantes del arzobispado de Zaragoza, un protocolo habitual obligado a la cabeza de la jurisdicción eclesial dando fe de su recepción, así como la correspondiente orden de traslado de la reliquia a la iglesia pedrolense el dos de Agosto del citado año.

En la Escuela-Taller de Digitalización de Patrimonio Cultural (Comarca de la Ribera Alta del Ebro, Gobierno de Aragón y Fondo Social Europeo), estamos comprometidos a ofrecer la mayor difusión posible de los testimonios más valiosos de nuestros archivos, y por ello, ofrecemos a continuación la trascripción del documento y una traducción ajustada del texto latino para su mayor comprensión y disfrute; esperamos que os sea de agrado.

Dra. Dña. Mar Aznar Recuenco.

san-roque-latin-e1504676704574.jpg

Auténtica de la Reliquia de San Roque, patrón de Pedrola

Camillus Cybo Patriarcha Constintanopolitanus,

Universis et singulis presentes nostras litteras inspect uris fidem facimus, et attestamur qualiter ex facto Reliquiis olim apud claris memoriae Alderani Cardenalis Cybo Sancti Collegii Decanum, et nunc apud Nos existentibus ad maiores Dei suori que sanctorum gloriam extra simus fragmentas ossius V. Rochi confessus et repositum in parva teca argentea, chrystallo hinc ine compacta, filo quae serico rabri coloris ligato ac sigillo nostro munita, dono dedimus venum Ecclesiae Jesu Christus Mariae Angelorum loci, ut vulgo dicitur,  Pedrola Çesaraugustanis Diocesis, cum facultate ibidem publicar fidelium venerationi exponendae In quorum fidem has testimoniales litteras manu nostra subscriptas, nostroque sigillo firmatas, per nostrum secretarium expediri mandavimus. Patum Romae extra portam maiorem hac die 15 Aprilis 1723.

Gratiæ ubique”.

(Para todos y cada uno de los presentes, certificamos y de hecho damos fe de una vez con nuestra carta de las reliquias en memoria del Cardenal Alderano Cybo, Decano del Santo Colegio. A su mayor Santa Gloria, mandamos un fragmento del hueso auténtico de San Roque, guardado en un pequeño cofre de plata, cerrado con cristal, unido por hilo de seda de color blanco y sellado con nuestro sello, regalo a la Iglesia que se dice comúnmente de Jesucristo, María y los Ángeles de Pedrola, en la Diócesis de Zaragoza, en fe a la veneración de los fieles del lugar, con la facultad de publicar esta carta nuestra con nuestros sellos acuñados y ordenada expedir a nuestro secretario. Primado de Roma, fuera de la puerta mayor a día 15 de Abril de 1723).

[Firmas autógrafas] Camilus Cybo Patriarcha Constantinopolitanus / Joannes de Vineis Protosecretarius.

[Sello con las armas heráldicas del Patriarca de Constantinopla, timbrado por el capelo cardenalicio y acompañado de  la inscripción “Cææamillus.Cybo.Patriarca.Constantinopolitano”].

“Nos el Dr. Don Fermin Joseph de Charola Mastrescuelas, Dignidad en la Santa Yglesia Metropolitana de la ciudad de Zaragoza, Provisor y Vicario General de ella y su Arzobispado por el Illustrisimo Señor Don Manuel Perez de Araciel por la Gracia de Dios y de la Santa Sede Apostolica Arzobispo de Zaragoza, del Consejo de su Majestad etcétera, aviendo visto la Reliquia con las señales que expressa la Autentica antecedente, y hallado no diferenciarse en cossa alguna, damos licencia en quanto a nos toca para que colocada en altar, ó, puesto decente de la iglesia parroquial de la villa de Pedrola, á quien se ha donado, se exponga á la publica veneración de los fieles, y se de culto debido, como á Reliquia verdadera. Datta en Zaragoza á dos de Agosto de mil settencientos veinte y tres.

[Firma autógrafa] Dr. Don Fermin Joseph de Charola”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s